lunes, 29 de junio de 2009

FIESTAS BUCÓLICAS

Antes que nada, quiero pedir perdón porque mi inexperiencia como traductor le quitará probablemente algunos significados a este poema del gran Vicente Andrés Estellés, pero desde que la leí, supe que quería compartirla con mis seguidores para conocer vuestra opinión y que habría de intentar traducirla al castellano, para que la pudierais comprender mejor. Para los catalano-parlantes, en el post anterior a este está la versión original. Ahí va, espero no haberlo estropeado demasiado:


FIESTAS BUCÓLICAS


Has ensayado tu muerte con cuidado:

delante del espejo te has probado diversas,

con gesto adusto y dictatorial.

“Esta no, que me aprieta de aquí”.


Pero la muerte no puede esperar mucho

ni perder un tiempo que le es preciado;

perdiendo el tiempo la muerte pierde mucho dinero:

hay mucha gente que sólo come de ella.


Irritarás, te lo prometo, a la muerte;

y fuertemente te agarrará de repente

y no te valdrá que intentes decir “Pepet”.


Con rotes, con potes, con cagadas indignas,

con un orín de indescifrado origen,

te enterrarán con la última mierda.


Fue muy valiente, según los epitafios

que todavía vivo, le dedicaron,

con mucho miedo, o bien dictados por él,

ornamentales picapedreros muy doctos.


Fue muy valiente: lo reiteraron,

pontificando imperiales designios

por tierra y mar y por aire también:

no lo asustó ningún peligro, ningún riesgo.


Desafió a la muerte muchas veces;

le ganó, tan astuto, la partida.

Y llegó al lugar más principal.


Se murió. Y amortajándolo, lo olieron

y vieron que se había cagado

por un miedo prosaico con suelto esfínter.


En una muerte inacabable y única

vivirás las muertes que has ocasionado,

y con una muy constante y seguida hemorragia

no pagarás la sangre que derramaste.


El índice verás de tu mano derecha

de nombrar uno por uno los ministros

y de firmar sentencias de muerte,

oscuros decretos, nacionales tinieblas.


El funeral más fúnebre tendrás.

En ningún país te querrían tener,

y en el otro mundo tampoco encontrarás sitio.


Te cortarán el paso miles de muertos

que murieron por decisión tuya

y que ni muerto te querrán por vecino.


Acostumbrado a mandar y matar

no has acatado el dictado de la muerte

y has resistido, rodeado de tubos y médicos,

haciéndote fuerte detrás de tus decretos.


Pero la muerte, al fin y al cabo benigna,

tiene un mandamiento superior al tuyo

y su poder extinguirá el tuyo

y así el país vivirá días de luz.


Nada te servirán ni edictos ni medallas.

Nada de valdrán detenciones ni pánicos:

tu muerte será larga e indigna.


Acabarás abandonado por todos.

Publicarán los papeles la noticia.

Pero nadie te ha de llorar nunca.


El muerto ofendido o bien el humillado

es mucho más grave y peligroso que vivo.

Y no digo nada, por razones obvias

del condenado a muerte y ejecutado.


Después de muerto y en tu sitio del infierno

atentarán contra tu muerte

y te matarán todavía otra vez:

te matarán inacabablemente.


Ningún descanso encontrarás en ninguna parte,

Y no podrás pegar ojo en la muerte.

Serás el muerto que llorará en vano.


El muerto más muerto, el muerto sin remedio,

habrás de ser, y sucesivamente

te matarán todos los que mataste.


Amo y señor fuiste de un país

y a voluntad hiciste y deshiciste.

Ahora que te mueres te puedo vaticinar:

no encontrarás ni un palmo de tierra donde yacer.


Te podrirás, comido por los cuervos, al sol

Y no podrá nadie cerrarte los ojos.

No habrás muerto, y ya estarán carcomiéndote

los gusanos agudos y muy impacientes.


Muy rehusado, escupido de la tierra,

como rehusado y escupido por los hombres,

la caridad te habrá de ser negada.


Muerto de mil años, llamarás a las puertas

con torpe mano, implorando una limosna,

y sólo recibirás un gargajo en un ojo.


No te morirás todavía aunque lo querrías,

no te morirás todavía aunque lo pidas

de rodillas por los pasillos del Pardo.

No te morirás. Quedarás sólo para ver


como crece un pueblo en libertad y paz,

cantando la sangre feliz por las venas,

todo un futuro abierto como una calle,

pupilas claras, claridad en el cielo,


hombres que se quitan el sombrero, doncellas

proverbiales, todos diciendo “Bon dia!”,

y radiantes todos los corazones del país.


No te morirás. Por las esquinas de la vida

verás amantes, verás seres felices,

sin que tú lo puedas prohibir.


Espero que los seguidores de Vicente Andrés Estellés no hayan sufrido mucho con mi versión.

Saludos. Y espero vuestra opinión al poema de Estellés.

17 comentarios:

  1. Pienso que después de muerto ya no hay nada que pagar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por aportar tu opinión Alejandro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Nadie puede resistirse a esa última lección, que a veces llega con el poder en lo más alto y a veces deja sangre, y heridos por doquier, y recuerdos tremendos y deseos de venganza. No está mal recordarlo para que no vuelva a repetirse, aunque sabemos que la historia se repite con demasiada frecuencia.

    ResponderEliminar
  4. la muerte es lo más democrático del mundo.

    Perdona por mi anterior comentario, me he dado cuneta después. Espléndida poesía.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  5. Pues mira, no lo conocía pero me ha gustado mucho. Contundente y clarísimo a quién estaba dirigido. Y se le sigue matando una y mil veces.

    Saludos y no te enfades por los anónimos: son signo de que vas bien.

    ResponderEliminar
  6. @Froilán: Esperemos que esta no se repita aquí en España (bueno, y si es posible en ningún país).

    @Adolfo: curiosa cita "la muerte es lo más democrático del mundo", jeje Intentaré recordarlo.

    Me alegro de que te haya gustado.

    @Dezaragoza: Tienes razón, lo tomaré como algo positivo.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante la manera en que invitas a reflexionar sobre estos temas. A fin de cuentas ¿de que sirven los blancos sepulcros, adornados y perfumados si en el fondo todos son iguales?…

    Citando la ultima frase de Barry Lyndon de Kubrick: "It was in the reign of George III that the aforesaid personages lived and quarrelled; good or bad, handsome or ugly, rich or poor, they are all equal now."

    ResponderEliminar
  8. No es difícil seguir el original.
    La traducción me parece respetuosa y no voy a entrar en cuestiones rítmicas.

    No me extraña que algún cavernícola haya venido ha dejar su caca en tu casa.

    La insistencia escatológica, que tiene en el poema una doble o triple función es el necesario corolario para contrastar y rebajar el mito, cosa a la que eran muy aficionados los poetas del Barroco. Me recuerda, también, la pudrición dilatada del protagonista de El otoño del patriarca de García Márquez.

    Para juzgar de la valentía (para otros alevosía) del autor, tendría que saber cuándo se compuso.

    Ahora bien, Estellés se equivocó en algo. Este muerto sólo está medio enterrado o medio muerto, porque los muertos que mató no han podido matarlo.

    ResponderEliminar
  9. La poesía es muy buena, lo dice todo muy clarito.

    Después del comentario de Juan Carlos, me guardo la grosería que se me había ocurrido para otra ocasión. No encaja. :-D

    Salu2

    ResponderEliminar
  10. @Alfredo: Buena cita, todos acaban igual.

    @Juan Carlos: Tu criterio de "traducción respetuosa" me halaga, tampoco ha sido complicado.

    Respecto al error de Estellés, es cierto, no pudieron hacerlo, pero el tiempo va poniendo cada cosa en su sitio. Mira hoy, sin ir más lejos, ha perdido sus "honores".

    @Markos: Que sepas que me dejas con las ganas. Jejeje

    ResponderEliminar
  11. Nen, ¿por qué no lo pones en catalán, aunque sea como comentario? recuerda que entre los que te seguimos hay bilingües y para poca poesía catalana que leo, es decir, nada al año, como para ir desaprovechando las oportunidades que nos das :p

    Por cierto, menuda traducción que has hecho... Vamos a crear una escuela de traductores, yo del italiano al catalán me apunto...

    ResponderEliminar
  12. Yep Santi!!

    Lo tienes abajo en catalán (lo colgué primero en nuestra lengua).

    Espero que disfrutes de la versión original.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Quién os verá montando una escuela de traductores xD. Gran poesía, aunque tenéis razón suena mejor en catalá.

    Saludos amigo mío

    ResponderEliminar
  14. Muy bonita la poesía, deberías dedicarte a traductor profesional

    www.articulodigital.net

    ResponderEliminar
  15. @Pharpe: Todo suena mejor en el idioma que fue creado, porque hay cosas e intenciones que no su pueden traducir. Por ejemplo en los primeros versos Estellés dijo "amb cura" que se traduce como "con cuidado", pero el "cura" tiene otras connotaciones (religiosas) que cuidado no tiene en castellano...

    @Roman: Agradezco tus palabras, pero no tenía gran dificultad. jejeje

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. El poema me gusto bastante, a pesar de que su versión catalana suena mejor, la traducción que hiciste me parece muy correcta. te lo dice un catalán de pies a cabeza. enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Siendo así Pedro, me doy por satisfecho. Gracias.

    ResponderEliminar