viernes, 4 de septiembre de 2009

Perdonar es el valor de los valientes

“Perdonar es el valor de los valientes. Sólamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar“ Gandhi


Con esta cita como premisa, os presento una historia que recibí de una buena amiga:


Un día, la maestra nos pidió de tarea que lleváramos papas crudas y una bolsa de plástico. Nos dijo que pusiéramos en la bolsa plástica una papa por cada persona a la que guardábamos resentimiento y escribiéramos su nombre en ella. Nos pidió que durante una semana lleváramos con nosotros a todos lados esa bolsa de papas en la mochila.


¡Algunas bolsas eran realmente pesadas!


Naturalmente la condición de las papas se iba deteriorando con el tiempo.

El fastidio de acarrear esa bolsa a todo momento me demostró claramente el peso que cargaba a diario en mi corazón y en mi vida debido al resentimiento. También aprendí como, mientras ponía mi atención en ella para no olvidarla, desatendía cosas que eran más importantes para mí. Este ejercicio me hizo pensar sobre el precio que pagaba por no perdonar algo que ya había pasado y no podía cambiarse.


Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro, sin darnos cuenta que los primeros beneficiados somos nosotros mismos. Todos tenemos papas pudriéndose en nuestra "mochila" sentimental.


Los rencores son como un veneno que tomamos diariamente a gotas pero que finalmente nos termina envenenando. El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo.


Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó. Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo.


Muchas veces al primero que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron como hubieras querido que fuesen. El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó. No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes.


“Perdonar es el valor de los valientes. Sólamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar“ Gandhi

(Mi anterior post sobre Gandhi pinchando aquí)

Saludos.
Juanjo.

42 comentarios:

  1. Que bonito! Que razón tenía Gandhi...
    Besicos!

    ResponderEliminar
  2. Genial historia, con moraleja incluida. Con todo me quedo con la frase de gandhi, que define esa carga a la perfección.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Que razón tiene esta historia, voy a deshacerme de mi bolsa de patatas.

    sau2

    ResponderEliminar
  4. no es por hecharme flores, pero tengo por costumbre hacer eso mismo, perdonar siempre, al principio reconozco que no lo hacia, siempre me guardaba algun resentimiento, hasta que te das cuenta que vives mejor si perdonas, es liberarte de algo que te aprisiona el alma, y si alguna persona no te interesa por algo, pues simplemente, no me preocupo por lo que diga o haga, claro que para llegar a eso tienes que crecer y darte cuenta de muchas cosas que cuando se es joven no entendemos, un beso

    ResponderEliminar
  5. Es una bonita metáfora para una gran máxima a seguir en la vida. Muy buen consejo que todos deberíamos seguir!

    ResponderEliminar
  6. Bonita historia,añadiria que por perdonar no se es de menos es de mas,pero sucede que ha veces no se quiere perdon entonces lo mejor es ignorar,un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen razonamiento y acertada filosofía. Te retratas con estos post, Juanjo

    ResponderEliminar
  8. Comparto la opinión del Agüelo al cien por cien.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. @Raquel: Era un crack este hombre.

    @Pedro T.: Totalmente de acuerdo. La frase es genial.

    @Sr. Werty: ¡Que no te quede ni una en la bolsa!

    @Mery: Yo a fecha de hoy creo no guardar ningún rencor ni a nadie sin perdonar. Espero poder decirlo (como tú) dentro de unos años. Besos.

    @Sonia: Así lo creo también.

    @José Jaime: También yo lo intentaré.

    @Felipe, Adolfo S.: Gracias.

    @Severino: no acabo de entender lo que quieres decir

    @Agüelo, F. Galván: Ojalá fueran mi retrato, pero tengo tantos defectos como el que más, jejeje

    ResponderEliminar
  11. Muchas veces el orgullo nos impide perdonar pensando que estamos por debajo del otro,no somos menos por perdonar somos mas,y cuando alguien no quiere o no es merecedor de ese perdon lo mejor es ignorarlo,como dices desprendernos de la carga,supongoque no soy bueno explicandome con brevedad,saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  12. @Severino: Perdona, soy yo que estoy un poco espeso hoy. Ahora te he entendido perfectamente y además comparto tu opinión.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Pues si mi querido Juanjo, esa es mi diabolica hermanita, pero la quiero muchisimo y ella lo sabe, mil besos guapeton.

    ResponderEliminar
  14. @Mery: Me alegra conocerla, así le pongo una cara a su nombre. Mil besos para tí también.

    ResponderEliminar
  15. OJALÁ hubiera más Gandhi en el mundo.GRACIAS POR TODO.

    ResponderEliminar
  16. JUANJO acabas de superarme en visitas...ahora eres tú el number 1. FELICIDADES.

    Me voy a mi puebloooooooooooooo

    ResponderEliminar
  17. Poco puede añadirse a lo que dicen quienes me han precedido.

    En relaciones humanas, quiero decir: entre persona y persona, las palabras de Gandhi son una buena guía. La parábola de las patatas aclara el camino: el mal que, cierto o no, te causan es una carga que se hace más pesada con el resentimiento o el odio. El mal se duplica o multiplica y esto es parte de su esencia.

    Ahora bien, hay situaciones en las que puede hacerse muy duro o arduo el experimento de la mochila para llegar a buen fin.

    ResponderEliminar
  18. Acabo de descubrir tu blog a través de Uruguayita y estoy encantada de visitar esta tu casa.
    Una entrada emotiva y muy reflexiva pero sobre todo muy certera, hay personas que viven en el rencor, se recrean en angustias pasadas y así jamás podrán evolucionar hacia un estado mejor, si descubrieran que perdonar alivia el Alma se sentirían mucho mejor con todo los que les rodea pero sobre todo con ellos mismos.

    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  19. Intentaré perdonarme, pero es que soy un poco rencoroso.
    Gran entrada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Tiene mucha razón este post.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  21. @David: Suerte en tu pueblo, espero que veas a Pepito Grillo. Lo de las visitas no tiene tanta importancia. Tu blog también es genial. Un abrazo.

    @Juan Carlos López: Es cierto, en ocasiones en más duro.

    @Elwimg: Bienvenida y me alegra mucho que te haya gustado el blog. También a mí me ha encantado el tuyo.

    @Dean: perdónate, seguro que lo haces sin querer.

    @Juan Carlos: También yo lo creo así.

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  22. Juanjo, preciosa entrada...Ghandi es un personaje único e irrepetible, del cual aprendí en Uruguay, y procuré llevar a la práctca algunas cosas, como el hacer la revolución en silencio, sin faltar el respeto a nadie, callada..y fuí en su día capaz de dejarme matar por mis ideales...el perdón es maravilloso, lo bien q te sientes, y lo ligero de equipaje que se va... Ya me conoces, esa foto tiene 3 meses, a ver cuando me hago otra, tengo el pelo más largo, y tb estoy 5kg más flaca...me da cosa tener una talla 36 y casi 1,70 de altura...pero bueno...paz y ciencia, jejejeje. Gracias por tu comentario y el premio en cuando nazca Jordi se lo das...Un besote enorme a los tres. Uruguayita.

    ResponderEliminar
  23. @Uruguayita: totalmente de acuerdo contigo en lo de Ghandi.

    Oye, tendrás todo un figurín, no te dé vergüenza. Y recuerda, cada uno es como es.

    Le daré el premio al peque.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
  24. Hola Juanjo

    La verdad es que no se como he llegado a tu blog, pero está claro que igual que una tienda cojo lo más caro, en la red se buscar lo mejor.

    Tu blog me parece fenomenal, además has traído una hermosa frase de un persona muy célebre,luchadora de la paz y la verdad.

    No soporto a la gente que dice te perdono pero no olvido, porque siempre tienes ese rencor dentro, siempre queda ese quebranto, de lo que me hicistes o me dejastes de hacer.

    Perdonar, no es solo de valientes, sino de personas con un corazón noble.

    Te enlazo a mi blog, para no perderte la huella, espero que no te importe.

    Saludos desde mi orilla.

    ResponderEliminar
  25. La comprensión siempre precede al perdón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Totalmente de acuerdo, es más complicado eso que no hacerlo. Saludos amigo Juanjo

    ResponderEliminar
  27. @Naiba: No sólo no me importa, sino que me alegra. Un placer. Gracias por pasar.

    @Alejandro Kreiner: Gran verdad.

    @Pharpe: Pues sí. Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Muy buen post, Juanjo. Y cuando se involucran pensamientos de Gandhi los textos no tienen desperdicio.

    ResponderEliminar
  29. @Rudy: Sabía que te gustaría. Yo también lo creo así. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. Me ha gustado mucho.
    Gracias Juanjo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. Gandhi siempre me pareció una persona fascinante, por lo que este post, que guarda relación con sus enseñanzas me ha encantado.

    ResponderEliminar
  32. @Edda: me alegro mucho. Un abrazo.

    @Carlos: También a mí me lo parece. Un saludo.

    ResponderEliminar
  33. Excelentes y acertadas reflexiones, querido amigo!!
    Compartu tu idea que el perdon no significa que apruebes u olvides lo que pasó.
    Significa que prefieres aceptarlo para que no te perjudique a ti mismo tanta negatividad.
    Y sin comentario hacia las sabias palabras de Ghandi.No merezco tal honor.
    Solo añadir mi gratitud hacia ti por post como estos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  34. @Alejandro Pardellas: Gracias a tí por pasar siempre a leerme. Las citas de Ghandi deberían ser de obligada lectura para todos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Me gusta tu blog porque es muy variado, momentos para reir, reflexiones políticas, filosóficas...

    Gracias, estas reflexiones siempre son muy importantes, algunas incluso llegan en momentos muy oportunos ¿o somos nosotros los que le encontramos esa coincidencia?

    ResponderEliminar
  36. @Noelia: Eso ya lo dejo a decisión tuya. ¿Tu destino está escrito o lo vas escribiendo tú?

    ResponderEliminar
  37. Voy a contestar a la pregunta porque hace mucho tiempo que lo hice y sigo pensando lo mismo.

    yo no sé si el destino está escrito o si se puede canviar pero más vale pensar lo segundo, por si acaso.


    ¿Por qué parece que eramos más filosofos de jóvenes? al menos yo lo era... serà que he ido entrando cada vez más en los pelos del conejo del mago? (referencia al libro EL MUNDO DE SOFIA que fue muy importante para mi)

    ResponderEliminar
  38. @Noelia: yo me niego a pensar que no podemos escribir nuestros propios destinos. Vale que algunos renglones nos los forzarán, pero ahí estamos nosotros para manejarlos como queramos o podamos.

    Saludos.

    ResponderEliminar