jueves, 10 de septiembre de 2009

Un paseo por Francia - 3ª Parte


Entradas anteriores a esta:

_____________________Un paseo por Francia - 1ª Parte
_____________________Un paseo por Francia - 2ª Parte

Después de ver Carcassonne, Beziers y Narbonne, nos dirigimos a la pequeña pero encantadora localidad de Mirepoix, que por un momento nos hizo pensar que estábamos de nuevo en la época medieval cuando vimos su Plaza de los porches, que data del siglo XIII.


Después hicimos ruta en coche hasta el Castillo de Montségur, que cuenta con un acceso de 1200 metros a pie. Desde luego seguro tuvo que ser, hasta allá por 1243 cuando fue conquistado el "Vaticano de la Herejía", que era como se le llamaba popularmente por la zona. Raquel se quedó a mitad de camino, porque la senda se hacía más pesada, yo subí en una escapada rápida para no perderme el espectáculo que brinda el castillo mostrándote todo el valle y montañas de los alrededores. Curiosamente subiendo escuché la conversación de otros españoles que por allí pasaban:

- Imagina subir esto con lo pesado que es, llevando una espada, un escudo, una armadura, un casco...
- Sí... Eso estaba pensando, no puedo con la mochila, jajaja

Y ciertamente no se equivocaban, debía ser toda una aventura... Yo sin duda hubiera caído pronto, jejeje
La conversación también me hizo reflexionar sobre lo escandalosos que somos los españoles, por allí pasaba gente de todas las nacionalidades, y todos lo hacían en silencio, cuando llegábamos los españoles se notaba a metros, ¡que escandalosos!

Foto aérea del castillo encontrada en Internet:

La siguiente parada fue en la fuente de Fontestorbes, sobre la cual dice la leyenda que existía una gruta donde vivían unas hadas que provocaban el ruido que se escucha en la fuente. El camino al interior de la cueva queda sumergido debajo del agua en periodos cíclicos de x minutos. Así, cuando el agua crece debes salir si no quieres acabar mojado...

Nuestro siguiente destino fue Rennes-le-Château, un pueblo cargado de misterio desde que el cura Bérenger Saunière encontró (según cuentan) unos pergaminos en los que se recoge el árbol genealógico de la dinastía Merovingia (descendientes de Jesús). Sobre este lugar y los misterios entorno al cura (que se hizo rico rápidamente), los pergaminos, etc. escribió un libro titulado "El enigma sagrado" el autor Henry Lincoln, al cual tuvimos la suerte de encontrar en el restaurante donde comimos:

En "El Enigma Sagrado", se cuenta la hipótesis de que Jesús se casó con María Magdalena, tuvieron hijos, que emigraron al sur de Francia, y formaron la dinastía Merovingia, y esta reclamaría el trono de Francia defendida por el Priorato de Sión. El libro fue un éxito rotundo y la polémica lo envolvió en todo momento, tanto que años después Dan Brown lo llevaría a la ficción en "El Código Da Vinci".

Curiosa y singular también la Iglesia de la Magdalaine, con una curiosa pica sostenida por una figura encarnando al Diablo Asmodeo (que aparece en el Libro de Tobit):

Sin duda no es una cara propia de una Iglesia:


Continuará...

36 comentarios:

  1. Que día más chulo!! que bueno estaba el "sandwich" de chorizo, ji,ji,ji...
    Besicos!
    Raquel

    ResponderEliminar
  2. @Raquel: Anda que no te lo comiste a gusto, jejeje Besos guapísima. Te quiero.

    ResponderEliminar
  3. hola Juanjo

    pueblos medievales, pergaminos secretos, Jesús y su dinastía, cuevas, el Castillo, ¡vaya! que emocionante, la verdad, y muy bonito, hasta un falso papado como lo de Peñiscola,
    la verdad los españoles somos ruidosos hasta comiendo,
    ¡vaya pedazo de viaje!

    un gran abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  4. @José Jaime: Y tanto... Somos el escándalo hecho persona, jejeje

    ResponderEliminar
  5. Hola Juanjo, ya estoy de vuelta, como siempre me encantan tus reportajes, pero el diablo no me gusto, es la primera vez que veo una imagen del diablo en una iglesia, que miedo,,,,,lo del hotel, pues mas bien parece un mundo dentro de un hotel, que pasada, imagino que debe ser carisimo, pero no deja de ser maravillosamente bonito, un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  6. La sonrisa de Raquel siempre ilumina todas las fotos en las que sale.

    Me ha encantado la foto del interior de la cueva. Un gran lugar para vivir.

    SALUDOS AMIGO.

    ResponderEliminar
  7. Santi, te lo has pasado pipa, turismo, ejercicio, cultura... pero te equivocas con la talla de Asmodeo. Es B16.

    ResponderEliminar
  8. Sigo pensando que el motivo del viaje era estos post... Eso si, de paso te lo pasastes pipa. Y he de reconocer que me da cierta envidia....

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  9. Tengo un Carpe Diem en mi blog que igual le gusta al de la Cosecha.

    Esta zona no la conozco pero debe ser muy bonita a juzgar por tu descripción, por cierto Raquel es de los mios, yo tampoco hubiera subido.

    Y una puntualización, "pica" es en valencià, en castellano se dice "pila", es una pila de agua bendita aunque sustentada por semejante monstruo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. ¿Un diablo en una iglesia? Es la primera vez que lo veo jejeje.

    Lo de que los españoles somos más ruidosos que el resto de mortales es algo totalmente verídico, hablamos muy alto, no sé porqué.

    Y lo de subir al castillo cargado con armadura, espada y toda la pesca, vamos, soy yo y me quedo abajo.

    Un saludo y gracias por este reportaje.

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno, sobre todo si te gusta lo místico y las leyendas....“este es un lugar terrible” TERRIBILIS EST LOCUS ISTE es la forma mas conocida de Rennes-le-Château. pero un lugar impresionante
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Pues estupenda la entrada. Si algún día me doy una vuelta por mis raíces francesas tendré que seguir la ruta que dices en estos posts :-D

    Abrazote

    ResponderEliminar
  13. @Mery: La verdad es que el demonio da un poco de mal rollo. ¡Lo del hotel es otro post eh! (no vayas a pensar que he estado yo).

    @David: Es que Raquel es mucha Raquel, y otra cosa no sé, pero bueno gusto tengo. Saludos amigo.

    @Francisco Galván: Me has confundido con Santi, pero como me cae muy bien, no me importa. De lo de Asmodeo sabía que sacarías punta, jejeje

    @Adolfo Suárez: La vida del blogger es muy dura, y uno ha de saber planificarse para después saber qué publicar, jejeje Todos no tenemos una nevera tan grande como la tuya. Un abrazo.

    @Jon Kepa: ¡Vaya! Pues lo de pica lo tenía asumido eh... Interferencias lingüísticas inevitables, pero subsanables. Gracias.

    @Deprisa: Yo así de cargado también me hubiera quedado abajo...

    @Pedro Tremoleda: Y tanto que lo es. Supongo que habrás estado porque a tí te queda más a mano que a nosotros ¿no?

    @Markos: Así que tienes raíces francesas... Pues eso habrás de explicarlo bien en algún post ¿no?, así nos enteramos...

    ResponderEliminar
  14. Si te lo has pasado como los de la monarquía, me alegro mucho. Tienes un gran estilo para mostrarnos tus peripecias del viaje, los detalles muy agradables.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. ¡Aarggg! Babeo como Asmodeo...

    Sigue, sigue poniéndome los dientes largos, mon ami.

    ResponderEliminar
  16. Coño, Juanjo, es que me tenéis loco todos sacando vuestras vacaciones en el blog para darnos envidia.
    ¡Como saques un cuarto capítulo te quemo el blog!

    ResponderEliminar
  17. Juanjo, me ha encantado esta entrada. Como ya sabes de las cosas que más me gusta en la vida es viajar y disfrutar también del viaje de los otros. Tu entrada me ha hecho pensar que en algún momento querré conocer esas tierras.

    Gracias por compartirlo con nosotros.

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Muy interesante el viaje,como ya habiamos visto.

    Pero lo de la dinastia descendiente d eJesus me ha interesado mucho. El libro sensacional.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. @Dean: Me alegro que te guste, sólo lo cuento como pasó. Un saludo.

    @Juan Carlos López: Ya queda menos sufrimiento, jejeje
    Dos capítulos más y acabamos.

    @Francisco Galván: Hay 5, jejeje
    ¿para qué te crees que he ido de vacaciones? Pues para llenar el blog hasta Navidad (como dice Adolfo Suárez).

    @Carmen: Te invito a que lo hagas, te gustarán mucho.

    @Juancar: Pues en los enlaces que he colado hay más información (por si te interesa). Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Ufff, ya estaba enganchada a la serie "juanjoraquelijordienfrance"pero después de la vinculación con la historia del Código Da Vinci y la imagen esa fea del demonio en una iglesia... cuando sale el próximo capítulo??? 1besote ;)

    ResponderEliminar
  21. Está guay el viajecito y que os encontraráis con el autor de "El Enigma Sagrado", la verdad que de esa ciudad se cuentan miles de historias y según dicen sobre el dinero del cura en cuestión, cada habitante tiene una versión distinta, pero ahora si que viven de esta historia por el turismo. Hay otro libro que trata el enigma de esta ciudad en una parte del libro bastante importante que es "Los Caballeros de Salomón" (sino recuerdo mal así era el nombre. Saludos

    ResponderEliminar
  22. Crónicas de Sepelaci11 de septiembre de 2009, 0:14

    Jo, que viaje. HIstoria pura y dura...
    Por cierto, lo de Henry Linconl, ¿estaba ahí esperandoos y os dijo de haceros una foto o qué?
    Menudos lujos...
    Un saludin

    ResponderEliminar
  23. Que misterioso el hombre de la barba, jejeje.

    ResponderEliminar
  24. @Cristina, guapísima, el próximo capítulo sale el martes 15, jejeje y el 5º y último el domingo 20. Parece el final de una telenovela esto, jejeje

    @Pharpe: Sí, en torno al enigma han creado una forma de vida allí. Turismo en estado puro.

    @Víctor: Lo cierto es que comimos en una mesa al lado de él, y la gente venga a hacerse fotos con él... Hasta que nos dijo la dueña del restaurante (y camarera) quién era y que si queríamos nos hacía una foto. En aquel momento yo no sabía muy bien ni quien era ni qué había escrito, jejeje

    @DuboisFrancisco: Y más su obra, jejeje

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  25. Saludos mi buen y admirado amigo, disculpa la demora en pasarme por tu esplendido espacio. No solo me vengo por acá a disfrutar de cuanto compartes, sino también a agradecerte tus palabras de felicitaciones en el cumple de mi blog. Eres definitivamente un buen amigo. Un saludo cordial desde Venezuela y mis mejores deseos para ti y los tuyos hermano.

    ResponderEliminar
  26. @Nelson: No hay nada que agradecer, mis felicitaciones eran de lo más sinceras. Un saludo, y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  27. No entiendo porque no he visto el 2º del viaje a Francia...he pensado que puede que lo haya borrado ahora sin querer...con tanto correo!! pero lo veré directamente desde el blog, creo que puede ser una guia de viaje muy útil para el futuro.

    ResponderEliminar
  28. @Noelia: Claro que sí. Y sino nos pagáis el viaje y os hacemos de guías nosotros mismos, jejeje

    ResponderEliminar
  29. Mmmmmmmmmm!!!!! que maravilla ...
    Está claro, tú lo que quieres es hacernos sufrir !!! :D

    ResponderEliminar
  30. @Edda: No, lo que pasa es que me dan comisión los de turismo-Francia, jejeje

    ResponderEliminar
  31. Crónicas de Sepelaci13 de septiembre de 2009, 21:28

    Juanjo, espero que al menos sepas que todo lo que escribió ha sido ya desmontado del todo.
    Si se cree en todo eso, claro.
    En concreto, lo del Priorato es algo que ya se sabe que es un timo de tres franceses desfaenaos...
    Un saludin

    ResponderEliminar
  32. @Víctor: Lo que pasa es que nunca he leído el libro, ni el de Henry ni su paso a la ficción. Eso sí, la peli de Tom Hanks sí que la ví. Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Jo, macho, qué peazo de viaje, además, la manera en que lo cuenta parece una mini novela de aventuras juveniles, qué envidia más sana. Al próximo viaje, nos apuntamos, fijo!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  34. @Óscar: ¡Eso estaría muy bien!
    Además iremos cargaditos ¿eh?
    Con tanto niño... jejeje

    ResponderEliminar
  35. No sé que tenemos los españoles que a todo le ponemos música de fondo, yo no pude contenerme de la emoción del castillo soplar la vuvuzela, y uno cerca que no me vio al soplarla casi cae del susto de la peña abajo. Me puso mala cara, pero al verme las camperas se lo pensó dos veces en abrir la boca. La verdad que todo el lugar está plagado de misterio, tanto es así que la noche siguiente mientras mi esposa me hacía su guerra psicológica me puse a imitar los silbidos de un pájaro nocturno desde la ventana del baño y os digo la verdad que dicho pájaro vino a mi encuentro, nada más y nada menos que un pedazo de pájaro enorme, un pavo real, y la familia de la casa muy impresionados salieron al jardín para verlo y a mi esposa de las risas se le pasó rápido el enfado, pero nada, igual un poco por celos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado anónimo, me hubiese gustado verlo, jejeje

      Eliminar