lunes, 12 de octubre de 2009

Descanse en paz


Murío la persona que impedía tu crecimiento.

Un día, cuando los trabajadores llegaron a su hora acostumbrada a trabajar, encontraron en la recepción un enorme letrero en el que estaba escrito:

"Ayer falleció la persona que impedía el crecimiento de Usted en esta Empresa”. Está invitado al velatorio, en el área de administración.

Al comienzo, todos se entristecieron por la muerte de uno de sus compañeros, pero después comenzaron a sentir curiosidad por saber quién era el que estaba o estuvo impidiendo el crecimiento de sus compañeros y la empresa. La agitación en el área de administración se volvió tan grande que fue necesario llamar al personal de seguridad interna para organizar que se hiciera una fila para hacer más fluido el último adiós al difunto.

Conforme las personas iban acercándose al ataúd, la excitación aumentaba: ¿Quién será que estaba impidiendo mi progreso?, decían unos; ¡Qué bueno que el infeliz murió!, vociferaban otros mientras la fila avanzaba despacio pero sin detenerse. Algunos se preguntaban entre ellos: ¿sería posible que esta persona realmente estuviera impidiendo mi progreso?; ¿por qué no le dieron un correctivo antes?

Uno a uno, los trabajadores, empleados, directivos también y personal de las demás áreas, agitados todos, inquietos algunos, reflexivos los menos, se aproximaban al ataúd, miraban al difunto y tragaban en seco. Se quedaban unos segundos en el más absoluto silencio, sorprendidos, como si les hubieran tocado, en un instante, lo más profundo del alma; era como si de repente cayeran en cuenta de algo que era más que obvio y no se habían tomado conciencia.

En el fondo del ataúd, adosado al fondo y envuelto entre linos y resedas, había un espejo. Cada uno se veía a sí mismo, con el siguiente letrero grabado sobre él:

"Sólo existe una persona capaz de limitar tu crecimiento: ¡tú mismo!"

Tú eres la única persona que puede hacer una revolución en tu vida. Tú eres la única persona que puede perjudicar tu vida. Y tú eres la única persona que también puede ayudarse a sí misma. Tu vida no cambia cuando te cambian al jefe o cuando algunos de tus amigos cambian; tampoco cambia cuando tus padres se separan o cambian en su forma de ser hacia ti.

Tu vida no cambia cuando tu pareja cambia o decide alejarse de tu vida; tu vida cambia, cuando tú cambias y tú eres el único responsable por ella. "Examínate y no te dejes vencer por las circunstancias".

El mundo es como un espejo, que devuelve a cada persona el reflejo de sus propios pensamientos. La manera como tú enfrentas la vida diaria, en cada momento, en cada situación, con cada persona, en cada crisis, es lo que hace la diferencia".

Autor desconocido

33 comentarios:

  1. molt bó, molt bó

    bon día, bona setmana, un abraç

    ResponderEliminar
  2. muy bueno y muy real

    Buenas reflexiones

    ResponderEliminar
  3. @José Jaime: Igualment. Un abrazo.

    @Felipe Medina: Así me lo ha parecido a mí también. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Mas marketing empresarial,que uno no solo crece en le empresa,es mas si crece lo hace fuera de ella,y si palma la persona que lo impide tambien palma la que lo consigue ,somos asi duales el bien y el mal ,una sin otra no se concibi,dse todas formas bonito relato,me voy a tomar el vermú y me llevo al que impide mi crecimientoafortunadamente todavia se mueve,un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. que bonito, y que forma mas original de demostrarnos que somos nosotros mismos los que hacemos que nuestra vida cambie o no, pero claro, es mas facil echarle la culpa a otros. al final somos lo que queremos ser, y avanzamos en nuestra vida como queremos avanzar, nadie es responsable de lo que nosotros mimos hacermos, muy buena entrada. un abrazo, feliz dia.

    ResponderEliminar
  6. Un texto muy interesante que te hace pensar en eso, es cierto, cada uno nos ponemos los límites.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. "El cambio esta en ti.." Mucho mas que una frase "de laboratorio" es una realidad que tiene su esencia en el poder mas grande y exclusivo del ser humano. El poder de elegir. Las circunstancias externas nos pueden afectar, pero jamas determinar nuestra actitud hacia la vida.
    Genial amigo, un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Estupenda verdad y bonita manera de expresarla, solo el féretro de la foto me pareció un poco tétrico, pero es lo que hay.
    Besitos Juanjo

    ResponderEliminar
  9. [Vaya susto me diste con la dichosa foto y el título]

    ¿Entonces en realidad estaban todos muertos, no? Por tanto, eran todos zombis ¡sedientos de sangre y de cereros humanos!

    Qué fuerte

    ¿La moraleja? No sé, lleva siempre un hacha por si acaso tu empresa se convierte en un ejército de zombies de la noche a la mañana. ^^

    ResponderEliminar
  10. Uf, no sé, no sé. Quizás si el marco fuese otro que el de una empresa... Incluso como alegoría me parece un tanto sesgada. Quizá si se tratase de una cooperativa...

    ResponderEliminar
  11. Como moraleja está muy bien desde luego, lo que nos limita somos nosotros mismos y el miedo a tomar ciertas decisiones. Me ha gustado el post. Saludos amigo

    ResponderEliminar
  12. Buenisimo, el post amigo, y muy real, somos nosotros mismos los q podemos hacer los cambios, a veces cuesta...nos dejamos la piel en ello, pero si uno se lo propone...se consigue. Un beso para los tres. Uruguayita.

    ResponderEliminar
  13. De acuerdo con el mensaje, pero un pelín tétrica la presentación y el escenario, más que nada porque en España la mayoría de los que les interesa una mierda el progreso del trabajaor son los jefes.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  14. Muy pero muy bueno.

    siempre le endosamos a otros nuestro fracaso, hasta que crecemos y nos damos cuenta de cuanto tiempo malgastamos.

    Cariños

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno Juanjo, pero lamentablemente, hay personas tan importantes a nuestro lado, que si nos faltan nuestra vida puede cambiar por momentos. Con el paso del tiempo tenemos que reponernos y salir adelante, pero personalmente me costaría muchísimo. Lo mismo pasaría cuando un padre de familia se queda sin trabajo, una vez más su vida también cambiaría. Lo que está claro es que tenemos que saber luchar y no perder la esperanza, pues hasta en el túnel más oscuro, siempre hay una luz que nos espera. Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Refelxiones estupendas, Juanjo. Para tenerlas muy en cuenta.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Sugerente reflexión. Válida tanto para la vida profesional como la privada. Pero tan cierto como que hay muchos que aun mirándose en el espejo de ataúd no es capaz de distinguir quien es el que se refleja en él.

    ResponderEliminar
  18. Un poco funebre,pero muy cierto.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. @Severino (y el otro), que disfrutéis de esa toma, y del día.

    @Mery: Y tanto que sí, se tiende siempre a buscar culpable antes que soluciones. Un abrazo a tí también.

    @Sweety: Debemos intentar no hacerlo. Fuera límites. Un saludo.

    @Nelson Diaz: Poder elegir es lo esencial, nosotros decidimos. Un abrazo.

    @RossCanaria: Lamentablemente acabaremos en él. Esperemos que dentro de mucho. Besos.

    @Kir: Es otra forma de verlo, jejeje Siempre me haces reir. Gracias por ello. Besos.

    @Juan Carlos López: Sí, quizá una cooperativa quedaría mejor. Saludos.

    @Pharpe: Es que realmente podemos ser nuestro peor enemigo. Un abrazo.

    @Uruguayita: Esa es la idea. Un beso

    @Adolfo Suárez: Sí, supongo que sí. Aunque yo creo que lo de la empresa es más bien una metáfora, no debemos prestarle demasiada atención, y dedicársela al mensaje. Carpe diem.

    @Abuela ciber: Así es. Usted está más curtida y lo puede corroborar mejor. Gracias por pasarse.

    @Chari: Así es, hay que luchar siempre. Un beso.

    @Carmen: Me alegra que así te lo haya parecido. Un beso.

    @Eugenio: Y tanto que sí, hay quien no ve más allá de sus narices. Un saludo.

    @Juancar: Sí, un poco fúnebre sí que me ha quedado. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Estoy en absoluto desacuerdo con ello, Juanjo. Es una mentira y una falsedad divulgada por la empresa para culpar a los trabajadores de todo. El jefe te putea, te baja el sueldo, te obliga a hacer horas que no estas seguro de cobrar, recrotan plantilla, hacen un ERE, el consejero delagado se jubila con una pensión de tres millones al año... ¿Y la culpa es mía? ¡Los cojones!
    Esto es puro marketing yanqui pero de los mormons o algo así.
    Nada, nada, que se metan el ataúd por donde les quepa con el que tuvo tan brillante idea dentro.

    ResponderEliminar
  21. Muy didáctico, una gran enseñanza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. muy bueno juanjo me ha recordado al estilo de bucay a traves de una historia enseñarnos las verdades de nuestra existencia un saludo

    ResponderEliminar
  23. Esta claro que nuestro peor enemigo para vencer los miedos y triunfar en la vida somos nosotros mismos.
    Un saludo y buena semana.

    ResponderEliminar
  24. @Francisco Galván: Veo que te caló, jejeje. No importa, seguro que a tu parte negativa murió hace tiempo y por ello no te acuerdas, y por ello todo te sale tan bien. Por cierto, parece que éstos sí me van a enviar tu libro (aunque no cantaré victoria hasta que lo tenga). Un saludo.

    @Dean: Me alegra de que te haya gustado. Un saludo.

    @Nafire: Sí, tiene un aire. Besos.

    @Javier: pues sí. Feliz semana a tí también.

    ResponderEliminar
  25. molt bó, deberia hacernos pensar mas, quien mas nos hace tropezar a menudo, es uno mismo.
    un abraç

    ResponderEliminar
  26. @Pedro Tremoleda: I tant que si. Un abraç.

    ResponderEliminar
  27. Como texto de autoayuda, pues no está mal. Muchas veces buscamos al culpable de nuestras desgracias lejos y lo tenemos en el espejo.
    Como moraleja "gore" al asunto, tengo que decir que esto demuestra que todos somos unos zombies :-D

    Salu2

    ResponderEliminar
  28. @Markos: Michael Jackson lo descubrió mucho antes... Visionario... Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Una mezcla entre "man in the mirror" y "thriller"?? que bueno :-D

    ResponderEliminar
  30. Bueno, a pesar de la originalidad en la transmisión jocosa del mensaje, yo hubiese preferido hacerle respiración artificial a mi otro yo y una vez recuperado, que él tomara su ruta y me dejera emprender mi nuevo camino.
    ¡No sea cuestión de tener que ir matando gente para poder crecer, joder!
    Un abrazote, querido Juanjo.
    (...y ya me voy porque de lo contrario me quedo a vivir aquí)

    ResponderEliminar
  31. @Marcos: Sí, algo así, jeje

    @Rudy Spillman: Pues es una pena, pero entiendo que el tiempo a menudo apremia, vuelve cuando quieras, siempre eres muy bien recibido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Me ha gustado mucho...me ha recordado a un ejercicio que hicimos en psicología, por si alguien se anima:
    Se trataba de hacer una línea temporal de toda nuestra vida, a continuación se pensaba y se anotaban todos y cada uno de los cambios que se habían producido en la vida… todo…incluso lo insignificante, desde un cambio de colegio hasta la asistencia a clases extraescolares. Después, se ponía a la parte de arriba si el cambio había sido positivo o negativo…y… lo más importante (o al menos así lo recuerdo yo) debajo de cada cambio se anotaba quien había propiciado tal cambio.

    A mi me gustó porque descubrí que todos pero TODOS los cambios en mi vida eran decisiones tomadas por mi.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. @Noelia: Es un ejercicio muy interesante. Pero tomándolas tú, seguro que las decisiones serían de lo más acertadas. Un saludo.

    ResponderEliminar