martes, 19 de mayo de 2009

La cuenta bancaria que te hará feliz


Un hombre de 92 años, bajo, muy bien vestido, quien cuidaba mucho su apariencia, se está cambiando a una casa de ancianos hoy.

Su esposa de 70 años murió recién y él se vio obligado a dejar su hogar. Después de esperar varias horas en la recepción, gentilmente sonríe cuando le dicen que su cuarto está listo.

Conforme camina lentamente al elevador usando su bastón, yo le describo su cuarto, incluyendo la hoja de papel que sirve como cortina en la ventana.

- “Me gusta mucho”, dijo, con el entusiasmo de un niño de 8 años que ha recibido una nueva mascota.

- “Señor, usted aún no ha visto su cuarto, espere un momento, ya casi llegamos”

- “Eso no tiene nada que ver”, contesta. “La felicidad yo la elijo por adelantado. Si me gusta o no el cuarto no depende del mobiliario o la decoración sino de cómo yo decido verlo.Ya está decidido en mi mente que me gusta mi cuarto. Es una decisión que tomo cada mañana cuando me levanto” . “Yo puedo escoger: puedo pasar mi día en cama enumerando todas las dificultades que tengo con las partes de mi cuerpo que no funcionan bien, o puedo levantarme y dar gracias al cielo por aquellas partes que todavía trabajan bien”.

“Cada día es un regalo, y mientras yo pueda abrir mis ojos, me enfocaré en el nuevo día, y todos los recuerdos felices que he construido durante mi vida. La vejez es como una cuenta bancaria: Tú retiras al final lo que has depositado durante toda tu vida”

Así que mi consejo para ti es que deposites toda la felicidad que tengas en tu cuenta bancaria de recuerdos.

Gracias por tu parte para llenar mi cuenta con recuerdos felices, los cuales yo todavía sigo llenando...


Fuente: desconocida.

Saludos.

Juanjo.

18 comentarios:

  1. Pues vengo ahora del post de Emilio, sobre la morosidad, sobre la avaricia de ese sector bancario de verdad que siempre se aprovecha de quien apenas tiene ni para los recuerdos. El banco de los recuerdos, la vuelta a los orígenes, disfrutar de aquel tiempo que tuvimos ante los ojos algo parecido a la felicidad. Eso sí es un banco que merece la pena.

    ResponderEliminar
  2. Yo es que de los otros bancos, poco quiero saber... Que me dejen tranquilo y poco más.

    Saludos Froilán.

    ResponderEliminar
  3. Buscando en mi banco de los recuerdos, y para vosotros que vais a ser papá y mamá, una página web que tal vez la conozcas pero por si acaso: www.solohijos.com
    Es que Jordi, ya sabes mi hijo, desde que nació, como era muy activo y nervioso, me costaba poder educarle bien, así que desde que tiene dos años, aquí tenemos escuela de padres y es un lujo, he aprendido mucho y me ha ido muy bien con mi hijo. Nos recomendaron esta página y me gusta.
    T.a.p.

    ResponderEliminar
  4. !Pero que preciosidad de relato Juanjo! Me ha encantado.
    Es cierto, en la última etapa de nustra vida supongo que lo más gratificante ha de ser echar la vista atrás y sentirse profundamente complacido.
    Un saludo cielo.

    ResponderEliminar
  5. Había leído ésta anécdota en algún sitio que ya no recuerdo, pero sigue tan vigente como hoy, que lo leo en tu post.
    Una magnífica lección de vida. Depositar los momentos felices en nuestra cuenta particular para llenar nuestros dias venideros. Fantástico!!
    Un saludo Juanjo!

    ResponderEliminar
  6. Preciosa reflexión, sobre lo que es importante y dónde encontrarlo.
    Salu2

    ResponderEliminar
  7. T.A.P: Gracias por la web. La visitaré. Por cierto, si mi bebe es chico, queremos que se llame Jordi... Que casualidad.

    FAYNA: me alegra que te haya gustado el relato. Un beso.

    A. PARDELLAS: a mi me ha llegado en un powerpoint, quizá te llegó a tí también.

    MARKOS: Gracias por la visita.

    A todos, gracias por vuestros comentarios.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Si le vas a poner Jordi, aquí va algo sobre el nombre:
    Origen: del griego geergon, que significa trabajador de la tierra. El carácter de los que se llaman Jordi: Simpático, entusiasta, comprensivo y encantador, lo que se dice un hombre de mundo; sin embargo en ocasiones puede parecer superficial y coqueto, cuidando mucho su aspecto exterior. De rápida inteligencia, hábil y adaptable. Cuando se lo propone es capaz de destacar en cualquier profesión. En el amor es amante del placer.
    Te puedo confirmar que en el mío lo de la inteligencia y lo de coqueto y que cuida su aspecto se confirma. Con tres años y medio sabía escribir y leer pero no porque yo le enseñara, él era quien tenía interés y me preguntaba cuando veía un letrero, "aquí que pone?" y se hizo un lector nato (ahora menos, la competencia que hace internet y las consolas son tremendos). Luego, un día con 5 años, me dijo que le enseñara a jugar al ajedrez, en el puente del 9 de octubre, y me puse a explicarle como se movían las fichas, y pensé cuando termine ya no se acuerda, pero me pidió jugar y ya creo que se acordaba. Y ahí empezó el calvario de mi marido y mío que a cada momento quería jugar al ajedrez (que a nosotros nos aburre) y nos íbamos turnando hasta que empezó a ganarnos. Tanto es así, que en el cole, lo apuntaron a un torneo de ajedrez (sin yo saberlo) y a pesar de ser el más pequeño quedó subcampeón, así que un día me salió con un trofeo y es cuando me enteré (ahora ya le está disminuyendo también el interés). Así que si habéis elegido el nombre de Jordi, qué te puedo decir, que muy acertado. Por tanto estoy deseando que sea niño, pero ante todo, que vaya muy bien.
    Y luego las preguntas, tiemblo cuando me dice, "mamá, una pregunta". Empezó preguntándome que era una revolución, que es ser abnegado, y la tan temida, cómo se hace para tener niños, así que yo explicándole como nacían, y respuesta de él: "yo ya sé como salen, lo que quiero saber es como entran" y yo repasándome todo lo que nos habían enseñado en la escuela de padres. Y así podría comentarte muchas anécdotas, a ver si tenemos oportunidad de conocernos y poder hablar.
    Saludos.
    T.a.p.

    ResponderEliminar
  9. Me gustaría mucho conocerte T.a.p, y a tu hijo también, tiene que ser un hacha...

    Un abrazo, y gracias por la información. Ahora se la paso a mi mujer también.

    ResponderEliminar
  10. Gran consejo amigo Juanjo, no hay que dejarse vencer por las dificultades, nosotros marcamos nuestro camino.

    Un abrazo y otro para tu esposa

    ResponderEliminar
  11. Todos deberiamos tener una cuenta corriente asi, pero con un buen saldo....
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Gracias Pedro y Pharpe por vuestras aportaciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Si ya lo dice el refrán "sabe más el diablo por viejo que por diablo". Así deberíamos ver la vida, pero cuántas cosas nos ponemos nosotros mismos delante que no nos dejan ver, dando demasiada importancia a cosas que en realidad no la tienen.

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. PUes sí, completamente de acuerdo ALba.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Una bonita historia aunque en la realidad pocas personas lo llevan a cabo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Es verdad Alejandro. Nos iría mejor de intentarlo...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. muy bueno el relato, si es asi, yo debo tener mucho ya en mi cuenta bancaria, el optimismo con el que uno se levante por las mañanas, creo que es ya una buena parte de esos ingresos diarios, saludos, mery

    ResponderEliminar
  18. Por supuesto que sí Mery, y no tengo ninguna duda de que alguien como tú tendrá la cuenta bancaria rebosante.

    Un abrazo.
    Juanjo.

    ResponderEliminar