miércoles, 18 de noviembre de 2009

Una vida de perros...

El otro día recibí esta historia por email, y no he podido resistirme a compartirla con vosotros:

Un carnicero estaba apunto de cerrar su negocio cuando entró un perro. Trato de espantarlo, pero el perro volvió.

Nuevamente intento espantarlo, pero entonces se dio cuenta que el animal traía un sobre en el hocico.

Curioso el carnicero abrió el sobre y en su interior encontró un billete de 100 pesos y una nota que decía; Podría mandarme con el perro 1kg de carne picada de res y 1/2kg de pata de cerdo?


Asombrado, el carnicero tomo el dinero, coloco la carne molida y la pierna de cerdo en una bolsa y puso la bolsa junto al perro, pero olvido darle el cambio al perro.

El perro empezó a gruñir y a mostrarle los colmillos.

Al darse cuenta de su error, el carnicero puso el cambio del billete en la bolsa; el perro se calmo, tomó la bolsa en el hocico y salio del establecimiento.

El carnicero, impresionado, decidió seguir al can y cerro a toda prisa su negocio. El animal bajo por la calle hasta el primer semáforo, donde se sentó en la acera y aguardo para poder cruzar.

Luego atravesó la calle y camino hasta una parada de autobús, con el carnicero siguiéndole de cerca.
En la parada cuando vio que era el autobús correcto, subió seguido por el carnicero.

El carnicero, boquiabierto, observo que el can erguido sobre las patas traseras, toco el timbre para descender, siempre con la bolsa en el hocico.

Perro y carnicero caminaron por la calle hasta que el animal se detuvo en una casa, donde puso las compras junto a la puerta y, retirándose un poco, se lanzo contra esta, golpeándola fuerte. Repitió la acción varias veces, pero nadie respondió en la casa.

En el colmo del asombro, el carnicero vio al perro tomar la bolsa con el hocico, rodear la casa, saltar una cerca y dirigirse a una ventana. Una vez allí, toco con las patas en el vidrio varias veces sin soltar la bolsa; luego regreso a la puerta.

En ese momento, una mujer abrió la puerta... y ¡comenzó a golpear al perro! El carnicero corrió hasta el hombre para impedirlo, diciéndole: ¡Por Dios, amigo! ¿Qué es lo que está haciendo? ¡Su perro es un genio!.... ¡Es único!

La mujer, evidentemente molesta, respondió: ¿¡Qué genio ni que mierda!? Esta es la segunda vez en esta semana que al muy estúpido se le olvidan las llaves.... y yo en el baño.

MORALEJA: Por mas que te esfuerces y cumplas mas allá de tu deber en el trabajo y en casa, nunca será suficiente a los ojos de un jefe .

"No nos tomemos tan en serio la vida...al fin y al cabo no saldremos vivos de ella!!"

_____________________________________

Y cambiando de tema, pero al hilo de "historias de perros", os recomiendo una película que tuve la suerte de ver el otro día con Raquel. Se trata de "Siempre a tu lado: Hachiko" con Richard Gere y está estos días en cartelera (y por la red). El film está basado en la historia real de Hachiko, un perro cuya historia ha dado la vuelta al mundo, y que os recomiendo que conozcáis pinchando AQUÍ).

Saludos.

32 comentarios:

  1. Estos jefes....

    Me apunto la peli.

    Carpe Diem

    ResponderEliminar
  2. es muy cierta la moraleja es muy cierta por desgracia

    Un fuerte abrazo amigo Juanjo

    ResponderEliminar
  3. Juanjo, la historia es preciosa, he recorrido con el carnicero detrás del perro. Pero la moraleja es insuperable!!! lo bueno es que saldremos vivos, Un fuerte abrazo a los 3

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno, ji,ji,ji!!!
    La pelicula de "siempre a tu lado" es super emotiva!! y además basada en una historia real.. y mira que al principio no me acababa de gustar.
    Besicos!
    Raquel

    ResponderEliminar
  5. Que gran historia y para nada de perros,me voy al tajo y espero no olvidarme las llaves,de la peli tomo nota,saludos.

    ResponderEliminar
  6. La moraleja del cuento es una gran verdad.
    Al hilo de la película que recomiendas, que lloraré a moco tendido cuando la publiquen en calidad DVD...Anima-blog propone un agradable concurso:"De la mano de Hachi"
    aún podéis participar, si queréis :-D
    Salu2

    ResponderEliminar
  7. Seguiré la moraleja al pie de la letra. Amén

    ^^ Hachiko ^^ Tengo que ver esa peli

    ResponderEliminar
  8. No pensaría la mujer que ese era su marido?
    Muy buena la historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, la moraleja es muy cierta, y por desgracia no sólo pasa con los jefes.
    La peli parece simpática, sobre todo por el precioso perrito.
    Una curiosidad, ¿has puesto nieve en el blog? Qué chulo!

    ResponderEliminar
  10. @Adolfo Suárez: Te gustará. Carpe diem.

    @Felipe Medina: Así es. Un abrazo.

    @Eduardo Granizo: Y que lo digas...

    @De interés: Pues quedémonos con lo bueno. Besos.

    @Raquel: Sí, es verdad, el principio de la peli es un poco lento... Besos. Te quiero.

    @Severino: Eso, no te olvides nada. Te gustará. Saludos.

    @Markos: Seguro que lloras, y gracias por el enlace, ahora voy a ver... Saludos.

    @Kir: Eso, eso, al pie de la letra. Besos.

    @Dean: igual... jejeje Saludos.

    @Sonia: Sí, he puesto nieve en el blog, lo ví en "curiosón" y me gustó la idea, jejeje Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Sí, los jefes no son una especie a la que haya que alabar

    ResponderEliminar
  12. Ja,ja,ja que malo es no conseguir colmar las ansias de nuestro ejecutor, digo jefe o mandon

    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. @José Jaime: y que lo digas... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Olvido imperdonable,las llaves!!!

    Así el carnicero pudo evr la mujer en cueros,je,je

    ResponderEliminar
  15. Preciosa historia y espero ver también la película.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Preciosa historia la que nos cuentas Juanjo, pobre perro, si es que nadie esta conforme con lo que tiene,,,,por cierto esperare a que salga la peli en video, yo no puedo ir al cine (tengo claustrofobia) pero la vere, porque me encanta Richard Gere ,muchos besitos

    ResponderEliminar
  17. Simpática historia. ¡Yo también quiero un can así!

    ResponderEliminar
  18. @Carmen: Te gustará. Besos.

    @Mery: Es muy buena. Besos.

    @Eugenio: ¿y quién no?

    ResponderEliminar
  19. Y es que nunca llueve a gusto de todos jeje.
    De los jefes está claro,ellos siempre piensan que nadie hace las cosas tan bien como ellos.
    La historia del perro que enlazas es muy emotiva,sí señor.
    Un abrazo...y gracias por todo,amigo!!

    ResponderEliminar
  20. Aunque en muchos casos la moraleja es cierta, yo tengo la suerte de no estar entre ellos, eso si mi trabajo me cuesta.

    Un abrazo y bonita histora.

    ResponderEliminar
  21. Qué tal la de "siempre a tu lado" para llevar a Jordi?

    ResponderEliminar
  22. Yo ya conocía esta historis lo que no sabía el nombre del perro, me la contó mi padre en su día

    ResponderEliminar
  23. ¡¡Hay señor que cruz!! cuanto mas damos mas se no exige. Mañana que es dia del espectador iremos a ver esta peli precisamente, ya te contare. Besos para el peque.

    ResponderEliminar
  24. Realmente muy gráfica la lección, estoy de acuerdo contigo, nunca es suficiente.
    Un saludo.
    salud y República!!
    Nexus.

    ResponderEliminar
  25. @Alejandro Pardellas: De anda amigo, ya sabes, lo que esté en mi mano. Un abrazo.

    @Rick Blaine: Enhorabuena y a conservarlo. Un abrazo.

    @T.a.p.: Sí, puedes llevarlo, no creo que le disguste. Si le gustan las mascotas igual incluso llora. Besos.

    @RossCanaria: Pues no te pierdas la película. besos.

    @Marianlady: Eso, ya me dirás qué te parece. Besos.

    @Nexus: Pues sí... Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Jajaja.

    Algo falló en el entrenamiento del can. Seguramente porque a la jefa le gustaba mucho bañarse.

    ResponderEliminar
  27. @Juan Carlos López: Seguro que fue eso... Saludos.

    ResponderEliminar
  28. ¡Guau! Muy buen relato, Juanjo, porque además del buen humor te permite reflexionar. Algo que nunca está demás.

    ResponderEliminar
  29. @Rudy Spillman: Y que lo digas... Un abrazo.

    ResponderEliminar