jueves, 5 de noviembre de 2009

El amor de Fahyun y Nemat

El amor de Fahyun y Nemat

-¡Nemat, vas a llegar tarde!


Nemat se desperezó con desgana sobre el mugriento colchón de gomaespuma que compartía con su hermano pequeño.


“¿Y para qué ir a la escuela? Cuando lo único que pretenden es que sigamos la sharia a rajatabla, sin permitir cuestionarnos ni siquiera si su doctrina es moralmente correcta”, pensaba mientras caminaba por las polvorientas calles de su ciudad.


Era una persona atípica dentro de su comunidad, ya que pensaba por sí mismo y tenía opiniones distintas al resto, algo que no estaba bien visto en una sociedad adoctrinada en un pensamiento totalitarista.


-Hijo mío, has de ser un buen musulmán y acatar la palabra de Alá. Es la única forma de que en la otra vida alcances el paraíso como todas las personas de bien- solía decirle su padre.


Desde temprana edad, se dio cuenta de que las mujeres no le atraían. En el recreo, los demás compañeros jugaban a besar a escondidas a las chicas, mientras él se dedicaba a leer libros prohibidos por el estado que caían en sus manos por medio de un amigo mayor, llamado Mehadin. Éste, a su vez, los conseguía a través de un funcionario de la biblioteca, que los cedía a cambio de pequeños ingresos adicionales.


En una casa propiedad de un primo de Mehadin celebraban reuniones clandestinas junto con otros chavales, en las que fumaban opio, discutían sobre los más diversos temas e incluso mantenían relaciones sexuales.


Fue en uno de estos encuentros en el que el dulce insecto del amor aguijoneó el corazón de Nemat, ajeno hasta ese momento a cualquier sentimiento similar. La atracción fue mutua, tanto a nivel físico como intelectual. Se llamaba Fahyun y era hijo de un poderoso cacique. La férrea disciplina que le había impuesto su padre desde pequeño había oprimido su espíritu, que solo era feliz cuando escapaba del yugo de su progenitor para compartir ideales progresistas con su íntimo amigo.



Durante un tiempo vivieron, a escondidas, una pasión adolescente que nunca hubieran imaginado en su corta vida.


Cierto día, en una redada policial, fueron detenidas varias personas, entre las que se encontraban ambos. Fueron conducidos a la cárcel de la capital, acusados de practicar la homosexualidad. Sin embargo, a Fahyun no lo retuvieron más de unas horas en el calabozo, por evidentes razones.


Nemat permaneció en la cárcel durante varios meses donde cuentan que fue objeto de torturas horribles para que confesara el delito cometido. Finalmente fue condenado a morir en la horca. A pesar de las movilizaciones de varias asociaciones en favor de los derechos humanos, la implacable justicia iraní siguió adelante con su macabra maquinaria.


El pobre y desconsolado Fahyun fue obligado por su familia a contraer matrimonio concertado con la hija de un próspero comerciante de la cercana ciudad, aunque el recuerdo de su fugaz amor de infancia perduró para siempre en su corazón.


El joven cerró el cuaderno de tapas marrones escrito a mano y bajó del desván que había en casa de su abuelo. Entró en el comedor y le preguntó al anciano sobre la historia que acababa de leer. Con tristeza en los ojos, le respondió que aquello había sucedido muchos años atrás.


-Es curioso, el amante del protagonista del relato tiene el mismo nombre que tú. No tenía ni idea de que ocurrieran hechos tan horribles. Los medios de comunicación nunca hablan de nuestro pasado.


-La democracia lleva instaurada poco tiempo y todavía existe un gran sentimiento de vergüenza y culpabilidad que tardará mucho tiempo en difuminarse. Soy muy viejo y me temo que ya no seré testigo de ello.


El nieto reflexionó un instante.


-Ya sé qué haré cuando acabe el instituto. Estudiaré periodismo y contribuiré a recuperar nuestra memoria.


El anciano, sonriendo, le dio un abrazo.


Oscar Morcillo
_________________________

Hasta aquí el estupendo relato con el que mi amigo Óscar Morcillo ha querido contribuir en la cruzada de "Los jueves por Nemat".

Además, quiero aprovechar para pedir a todos que visitéis el blog de Nemat Safavi, del cual un servidor es seguidor y colaborador, y en cual hay un post titulado "Cinco personas te separan de Nemat Safavi" para ayudar a difundir la historia de Nemat Safavi. Te esperamos allí, puedes acceder a él pinchando sobre la imagen:


Ya para despedirme, también quiero recordar a todos los que viváis cerca de Onda que David Sánchez Salas, ha preparado una concentración pacífica para protestar por esta situación y solidarizarnos con Nemat. Puedes acceder a toda la información pinchando en la imagen:


Espero y deseo que toda esta lucha salve la vida de Nemat y ayuda a cambiar estas políticas de barbarie e intolerancia.

Un saludo a todos y gracias por colaborar.

Enlaces de interés:

34 comentarios:

  1. Excelente el relato, y la iniciativa.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias JJ, entre todos podemos conseguirlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Maravillosos relato... mi enhorabuena a Oscar. A ver si logramos que parte de él sea realidad.

    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Felicita a Oscar por el relato.

    ¡Juntos podemos!

    Besets.

    ResponderEliminar
  5. Bonito relato, mis felicitaciones a Oscar, ahora voy a visitar ese blog, ojala que se pueda hacer algo por la causa, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. @Froilán: Eso, sigamos. Un abrazo.

    @Anna: Gracias por pasar. Óscar se pondrá contento. Besos.

    @Edda: Lo haré. Besos.

    @Adolfo Suárez: Ojalá. Carpe diem.

    @Mery: Gracias, entre todos algo haremos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a los medios de comunicación actuales nos enteramos de acontecimientos que antes desconocíamos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Horrible, espero que cosas tan bonitas como este relato sirvan de algo, miraré de visitar esas webs a ver qué se puede hacer. Una lástima que todavía haya tanta estupidez en el mundo. :(

    ResponderEliminar
  9. Buen relato el de Oscar ,esperemos que tanta intolerancia y fanatismo se vean derrotadas y Nemat pueda continuar entre nosotros,saludos.

    ResponderEliminar
  10. La verdad es que yo ya no se qué más puedo hacer, includo he llamad a Antena 3 para que llamen a Shangai Lili. Espero que todo esto que estamos haciendo sirva realmente para salvar a Nemat.
    El relato de Oscar Morcillo es muy bonito y ¿por qué no?, felicítalo de mi parte. Te mando un mensaje a tu correo.
    Un beso Juanjo,

    ResponderEliminar
  11. @Alejandro Kreiner: Ahora a ver si conseguimos que también las televisiones se hagan eco de ello. Saludos.

    @Sonia: Y tanto que sí. A ver si se arregla.

    @Severino: Sí, yo también lo espero. Un saludo.

    @RossCanaria: Gracias Ross. Se lo haré llegar. Besos

    ResponderEliminar
  12. es muy triste e injusto lo que están haciendo, uno es como es y todos nacemos y morimos bajo el mismo sol es indignante

    ResponderEliminar
  13. Espero que todo salga muy bien. Es lástima que no hayáis podido disponer de la información que acabo de subir al blog de Nemat: las organizaciones pro-derechos vuelven a moverse y hablan de dos casos más. También de Nemat, por supuesto.

    ResponderEliminar
  14. Perdón: con más tiempo entraré a leer el relato.

    ResponderEliminar
  15. EStupendo relato de Oscar. Espero que toda la presión que está habiendo sirva para salvar a Nemat.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Hola Juanjo.. llevabas toda la razón, un precioso relato que me ha emocionado y a la vez entristecido... felicidades a Oscar..

    Ojalá todo esto sirva para ayudar a Nemat.. y miles de personas como él..

    Seguiremos con más fuerza... un besote amigo

    ResponderEliminar
  17. @Nafire: Y tanto que lo es. Saludos.

    @Juan Carlos López: El relato te gustará Juan Carlos, seguro.

    @Carmen: Yo también lo espero. Un beso.

    @Balovega: Eso, juntos hacemos más fuerza. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  18. Buen relato, Juanjo, con un esperanzador final.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. La historia es formidable, enmarca perfectamente muchas situaciones como la que está viviendo Nemat o como otras tantas.
    Se salvará, mientras mantengamos la presión, no se atreverán a matarlo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Me voy a hacer una camiseta donde diga: "amar mata" Luego se preguntan por qué la sociedad es tan violenta y lloriquean...

    ¿Tú crees, Dean, que no se atreverán?

    ResponderEliminar
  21. @Rudy Spillman: Gracias Rudy. Un placer tenerte por aquí. Abrazos.

    @Dean: Esperemos que así sea. Un saludo.

    @Kir: Con esa sonrisa tan chula que tienes (de Alicia en el país de...) has de ser más optimista. Lo lograremos. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Debemos seguir presionando, mas correos, mas cartas, no debemos parar, pues si somos muchos seremos escuchados, otras veces lo hemos conseguido, esta vez también lo conseguiremos.

    un saludo.
    salud, República y justicia y libertad para tod@s en todas partes.
    Nexus.

    ResponderEliminar
  23. @Nexus: Eso es. Entre todos lo lograremos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hay que continuar metiendo ruido.
    Hay que conseguir que el emotivo relato de Óscar no se cumpla totalmente y que Nemat viva.

    Óscar, cuando abres tu blog?

    Salu2

    ResponderEliminar
  25. @Markos: Eso, eso, ¡anímalo! Aunque te advierto que Óscar es miiío... jejeje (léase con voz de Smigor), jejeje

    @David: Un placer.

    ResponderEliminar
  26. Triste relato pero con un final lleno de esperanza. Felicita a Oscar y entrare en la pagina para saber en que se puede ayudar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. @MarianLady: Lo haré de tu parte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Que el amor sea un problema, y encima que vaya en ello la vida, tiene mandanga la cosa.

    ResponderEliminar
  29. @Alfonso: Pues la verdad es que sí... Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Claro que me ha gustado. Especialmente por los saltos en el tiempo.

    Lo que son las cosas: probablemente la historia de Nemat sea muy parecida a la que Óscar relata.

    ResponderEliminar
  31. @Juan Carlos López: Sabía que te gustaría. Te aseguro que se ha documentado mucho para escribirlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar