lunes, 15 de noviembre de 2010

Tú me enseñaste a mí

La llamaban Srta. Rodríguez. Su primer día de clase en 5º lo inició diciendo a los niños una mentira. Como la mayor parte de los profesores, ella miraba a sus alumnos y les decía que a todos los quería por igual. Pero eso no era posible, porque ahí en la primera fila, desparramado sobre su asiento, estaba un niño llamado: Pepe Sánchez.

La Srta. Rodríguez había observado a Pepe desde el año anterior y había notado que él no jugaba muy bien con otros niños, su ropa estaba muy descuidada y constantemente necesitaba darse un buen baño. Pepe comenzaba a ser un tanto desagradable. Llegó el momento en que la Srta. Rodríguez disfrutaba al marcar los trabajos de Pepe con un bolígrafo rojo haciendo una gran X y colocando un cero muy llamativo en la parte superior.

Un día en la escuela tenía que revisar los expedientes de los alumnos, cuando revisó su expediente, se llevó una gran sorpresa. La Profesora de 1º había escrito: “Pepe es un niño muy brillante con una sonrisa sin igual. Hace su trabajo de una manera limpia y tiene muy buenos modales... es un placer tenerlo cerca".
 
Su profesora de 2º escribió: “Pepe es un excelente estudiante, se lleva muy bien con sus compañeros, pero se nota preocupado porque su madre tiene una enfermedad incurable y el ambiente en su casa debe ser muy difícil".

La profesora de 3º escribió: "Su madre ha muerto, ha sido muy duro para él. Él trata de hacer su mejor esfuerzo, pero su padre no muestra mucho interés y el ambiente en su casa le afectará pronto si no se toman ciertas medidas".

Su profesora de 4º escribió: “Pepe se encuentra atrasado con respecto a sus compañeros y no muestra mucho interés en la escuela. No tiene muchos amigos y en ocasiones duerme en clase".

En este momento la Srta. Rodríguez se dio cuenta del problema y se sintió mal consigo misma. Y aún más cuando sus alumnos le llevaron sus regalos de Navidad, envueltos con preciosos lazos y papel brillante, excepto el de Pepe. Su regalo estaba mal envuelto con un papel amarillento que él había tomado de una bolsa de papel.


A la Srta. Rodríguez le dio pánico abrir ese regalo en medio de la clase. Algunos niños comenzaron a reír cuando ella encontró un viejo brazalete y un frasco de perfume con sólo un cuarto de su contenido. Ella detuvo las burlas de los niños al exclamar lo precioso que era el brazalete mientras se lo probaba y se colocaba un poco del perfume en su muñeca. Era el mejor regalo que le habían hecho los niños en toda su vida profesional.

Pepe se quedó ese día al final de la clase para decirle: “Srta. Rodríguez, el día de hoy usted huele como solía oler mi mamá". Después de que el niño se fue ella rompió a llorar, y desde ese día, ella dejó de priorizar la enseñanza de aritmética, lectura o escritura, y en lugar de eso comenzó a educar a los niños.

Conforme comenzó a trabajar con Pepe, su cerebro comenzó a revivir. Mientras más lo apoyaba, él respondía más rápido. Para el final del ciclo escolar, Pepe se había convertido en uno de los niños más aplicados de la clase y a pesar de su mentira, de que quería a todos sus alumnos por igual, Pepe se convirtió en uno de los “consentidos” de la maestra.
 
Un año después, ella encontró una nota debajo de su puerta, era de Pepe, diciéndole que ella había sido la mejor maestra que había tenido en toda su vida. Seis años después por las mismas fechas, recibió otra nota de Pepe, ahora escribía diciéndole que había terminado la selectividad, siendo el tercero de su clase y ella seguía siendo la mejor maestra que había tenido en toda su vida.

Cuatro años después, recibió otra carta que decía que a pesar de que en ocasiones las cosas fueron muy duras, se mantuvo en la Universidad y pronto se graduaría con los más altos honores. Él le reiteró a la Srta. Rodríguez que seguía siendo la mejor maestra que había tenido en toda su vida y su favorita.

Cuatro años después recibió otra carta. En esta ocasión le explicaba que después de que concluyó su carrera, decidió viajar un poco. La carta le explicaba que ella seguía siendo la mejor maestra que había tenido y su favorita, pero ahora su nombre se había alargado un poco, la carta estaba firmada por José Sánchez., Doctor en Medicina. 

La historia no termina aquí, existe una carta más que leer, Pepe ahora decía que había conocido a una chica con la cual iba a casarse. Explicaba que su padre había muerto hacía un par de años y le preguntaba a la Srta. Rodríguez si le gustaría ocupar en su boda el lugar que usualmente es reservado para la madre del novio, por supuesto la Srta. Rodríguez aceptó. Y fue con el viejo brazalete puesto y usando el perfume que Pepe recordaba que usó su madre la última Navidad que pasaron juntos. Se dieron un gran abrazo y el Dr. Sánchez le susurró al oído, "Gracias Srta. Rodríguez por creer en mí. Muchas gracias por hacerme sentir importante y mostrarme que yo puedo hacer la diferencia".

La Srta. Rodríguez con lágrimas en los ojos, tomó aire y dijo, “Pepe, te equivocas, tú fuiste el que me enseñó a mí que yo puedo hacer la diferencia. No sabía cómo educar hasta que te conocí".
Autoría desconocida (recibido por email).

45 comentarios:

  1. Una gran historia. Me ha gustado mucho. Desde luego le dio una gran lección a la maestra.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. Una bonita historia sobre la motivación y la comprensión. Y la lección de que estemos en la posición que estemos, lo importante es estar dispuestos a seguir aprendiendo de cualquiera.
    Salu2

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado esta historia y me acaba de recordar que aún tengo cosas pendientes por hacer y que he ido dejando en el fondo del cajón casi olvidados...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. DINO: muy buena la historia, y muy significativa, de como actue un profesor con un alumno, depende el futuro de ese niño. Y la enseñanza efectivamente no solo es mastes, lengua, idioma, es algo mas.
    A veces las personas juzgan a otros por la primera impresion, cuando profundizan o se preocupan de saber un poco, ven realmente la valia y el sentir de esa persona.
    Precioso. Un fuerte abrazo. Se que tu serás un buen maestro. Con tus fallos y aciertos, y si te dejan, porque a veces lo que hay alrededor no deja . Espero que no sea así.

    ResponderEliminar
  5. Vaya, tuve que aguantar la lagrimita al final d ela historia. Preciosa, sin duda!

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Los niños también enseñan a los mayores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha emocionado mucho la historia. ¡Ojala en la enseñanza nos encontrasemos con muchos maestros así! Pero por desgracia, según he podido comporobar en mi vida de estudiante, y como madre, la realidad es otra. Hay gente que está en la enseñanza por que de algo tienen que vivir, y se olvidan que para esta profesión se necesita una gran vocación, no sólo un título.
    Lo más fácil para esa profesora, hubiese sido hechar las culpas al ambiente familiar, que es lo que hacen muchos.Pero por suerte para Pepe, lo que hizo fué intentar compensar la carencia que tenía en su ambiente, para así darle confianza en él mismo y animarle a seguir luchando.

    ResponderEliminar
  8. Es excelente, las personas ante todo, cosa que no se tiene en cuenta hoy porque primero están los intereses económicos. Pocos maestros conocen a sus alumnos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Una bonita historia que pone de manifiesto los peligros de la masificación de la enseñanza. Esa profesora solo pudo aplicar la receta correcta cuando conoció de verdad al chico. Algo que es imposible con 30 alumnos en clase y muchos padres dando la vara cuando se regaña a su niño.

    ResponderEliminar
  10. Que bonito Dino,me ha gustado mucho.
    Un besico

    ResponderEliminar
  11. @José Jaime: Siempre lo digo, de los niños se aprende mucho. Un abrazo.

    @Markos: Así es, aprender siempre y de todo. Un saludo.

    @J-M: Nunca es tarde si la dicha es buena, a por ello.

    @luzysolyluna: La verdad es que no sé lo que sale, pero yo lo intento. Un beso.

    @Ana: A mi me salió... jejeje. Gracias por comentar.

    @Alejandro Kreiner: lo hacen muy a menudo. Saludos.

    @Rosa: Pues sí, ojalá hubieran muchas como ésta. Un abrazo.

    @Dean: Lamentablemente, en muchos casos así es. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. @Francisco Galván: Un análisis rápido, pero claro y certero.

    @Buda: me alegra que te haya gustado. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Entre ellos se dio un simbiosis de la que ambos sacaron provecho y frutos. La profesora disfrutó y comprendió la educación, y el niño tuvo una oportunidad en la vida.

    Un lección para todos.

    ResponderEliminar
  14. La diferencia entre educar y llenar los cocos de contenidos,lo primero es lo primero,saludos.

    ResponderEliminar
  15. Es una historia bonita.

    @rosa

    Y es por eso que en parte la sociedad vaya tan mal.

    ResponderEliminar
  16. Una de mis mejores amigas es maestra.. y siempre me ha dicho que ella va a la escuela a enseñar, pero que sobretodo va a aprender.

    Conmovedor texto, saludos

    ResponderEliminar
  17. DINOSAURIOS: se me olvido antes. Te pido tu apoyo en el tema que escribi hoy en el blog.Siempre que estes de acuerdo.

    ResponderEliminar
  18. Preciosa historia Juanjo...
    Que yo venía a decirte que tienes un premio en mi Saloncito aunque aún no lo he publicado, pero lo hago rápido, jeje
    Besicos de buena semana,

    ResponderEliminar
  19. @MartinyFelix: Me alegra que te haya gustado. Un saludo.

    @Javier: y tanto que sí. Saludos.

    @Severino: El problema es que muchos lo olvidan. Un abrazo.

    @Teri: Pues sí. Gracias por comentar.

    @V de tierra: Cuanta razón tiene tu amiga. Saludos.

    @Luzsolyluna: Ok, paso luego y lo veo. Besos.

    @RossCanaria: Pues ahora luego paso, y GRACIAS. Besos.

    ResponderEliminar
  20. Preciosa historia... ojalá todas las profesoras y profesores fueran así, educaran más aun a costa de enseñar menos. Harían falta muchas Srtas. Rodríguez hoy en día, tal como está la vida.

    ResponderEliminar
  21. @Sonia: Y tanto que hacen falta. A ver las nuevas promociones... Besos.

    ResponderEliminar
  22. Hermosísima historia sobre lo que es la "verdadera" educación.
    Bellísima.
    Besos para vos Juanjo!!
    Lau.

    ResponderEliminar
  23. Me he emocionado leyendo la historia. Que ejmplo de a donde nos puede llevar el prejuzgar a las persona.
    Magnifico post
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  24. @Laura de Bife: Me alegra que te haya gustado. Besos, guapa.

    @Nela: Sí, es un acto peligroso el de juzgar. Besos.

    ResponderEliminar
  25. Ya había tenido oportunidad de leer el texto. Una historia para pensar, sin duda...
    Abrazos

    ResponderEliminar
  26. Por no repetir algo de lo leído, hay que decir que pases de pelota como el de la historia no son infrecuentes, por desgracia. Añado que el mejor momento de atajar estos problemas siempre es el más cercano a la raíz.

    La hsitoria, por otra parte, es de una ejemplaridad que empalaga.

    ResponderEliminar
  27. @Sommer: Y tanto que sí. Un abrazo.

    @Juan Carlos López: Pues fíjate que la retoqué un poco (la original tenía más palabras...). Saludos.

    ResponderEliminar
  28. ¡Qué bonita historia Juanjo! y al final no he podido impedir que rodara la lagrimilla por mi mejilla.
    Me voy con una historia para reflexionar.
    Un beso Juanjo y cuídate mucho y además cuída muchísimo de tu pequeñín (que tiene que estar guapísimo).

    ResponderEliminar
  29. @Chari: Me alegra mucho que te haya gustado. A mí también me cayó la lagrimilla. Sí, Jordi está guapísimo. Besos.

    ResponderEliminar
  30. Está muy bien la historia. Creo que una vez que conocío al chico la cosa fué diferente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  31. @Adrián J. Messina: Es que hacer juicios sin conocer las causas, suele ser un error. Saludos.

    ResponderEliminar
  32. Dinosaurio:
    Soy Ángeles y sé que tú tambien rezas una oración por Pedro y su familia.
    Quiero darte las gracias por tu bonito gesto.
    Recibe un cordial saludo.
    Ángeles.

    ResponderEliminar
  33. Estoy segura de que muchos niños en circunstancias parecidas no han tenido la suerte de Pepe. Contar con alguien que se tome la molestia voluntaria de rescatarte cuando aún estás a tiempo es como volver a nacer.
    Es una gran historia como grandísima es su moraleja.

    ResponderEliminar
  34. @Ángeles: No tienes porque darlas. Sólo esperamos que mejore.

    @Fayna: Lamentablemente también yo creo que muchos no habrán tenido esa suerte. Besos.

    ResponderEliminar
  35. Vuelvo de nuevo Juanjo a pasarme por tu blog, pues quería enseñarle esta historia a la madrina de mi hija que no tiene ordenador (haber si los Reyes Magos le traen uno ¡qué lo dudo con esta crisi! jejeje...).
    Se quedó encantada con esta historia y también le rodó la lagrimilla. Es que por aquí estamos últimamente con la lágrima floja ¿será la edad?.
    Un beso grande y que disfrutes del fin de semana con tu family.

    ResponderEliminar
  36. @Chari: Salúdala de mi parte, y me alegra que os haya gustado. Esto de la lágrima demuestra que tenéis buenos sentimientos. Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  37. DINO: HOY ES EL DIA INTERNACIONAL DEL HOMBRE.
    PASO A FELICITARTE. UN ABRAZO. TODO LO MEJOR PARA TI.

    ResponderEliminar
  38. Qué bonita la historia. Y un gran homenaje a los maestros y maestras. A su gran poder.

    ResponderEliminar
  39. leyendo esta historia no dejo de acordarme de mis vivencias en mi corta etapa escolar,el daño que nos han hecho los profesores/as a muchos alunnos/as aplicando aquello de ¡¡la letra con sangre entra!!,y lo unico que consiguieron fue sentir odio,fracaso,falta de autoestima,mas bien su lugar era el ejercito,fue en el colegio virgen del carmen en los 80,agredian fisica y animicamente a cualquier niño/a que tenia problemas de aprendizaje o comportamiento,Y LO DIGO BIEN ALTO!!!,FUI UNA DE SUS VICTIMAS,tengo muchas espinas clavadas.
    nos vemos Juanjo.

    ResponderEliminar
  40. @Luzysolyluna: Muchas gracias guapa, perdona mis ausencias pero ando un poco liado. Besos.

    @Alfonso: Me alegra que te haya gustado. Saludos.

    @Toni: Lamento que tuvieras que vivir eso y espero que ya no suceda. Lo mejor para sacar las espinas es perdonar y olvidar, un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Educared, el proyecto educativo de Fundación Telefónica, tiene el placer de invitarle a una reunión con algunos de los finalistas en los premios Bitácoras 2010 en la categoría de Blogs Educativos para mantener un debate con el equipo de Educared sobre: "el uso de la tecnología en la educación y el aprendizaje hoy".

    La reunión tendrá lugar en Madrid, en Gran Vía 28 planta 13, con una duración de unas 3 horas y a todos aquellos que necesiten desplazamiento o alojamiento nos encargaremos de ello. Los resultados de este debate e intercambio de opiniones estamos seguros que nos servirán para mejorar las iniciativas que pongamos en marcha en Educared durante el 2011, por lo que agradeceríamos mucho si aceptara nuestra invitación. La reunión concluirá con una comida.

    En el momento en que se planifique la fecha del evento contactaremos con usted para informarle al respecto.

    Asimismo agradeceríamos que citara este evento en su blog.

    Muchas gracias y enhorabuena por esta gran iniciativa.

    http://www.educared.net/

    ResponderEliminar
  42. @Almudena: Es para mí un honor que hayáis pensado en mí, pero antes de aceptar deberé saber la fecha en concreto, para saber si puedo o no asistir. Un saludo.

    ResponderEliminar
  43. Precioso caso que hasta me ha llegado a emocionar,la verdad es que si te pones en la piel de ese niño que perdió a su madre te hace entender ,porque actuaba así.
    Gracias a la maestra que supo dar le animo,y hacerle valorar ,todo su potencial,y a ella le enseño a que no siempre la educación ,es aprender conocimientos sino saber estimularlos y creer en uno.

    ResponderEliminar
  44. @Miguel: Así es. Gracias por comentar. Un abrazo.

    ResponderEliminar